30 años sin el Duque

John Wayne Cowboy Poster

“¡Oh, joder, no puede ser! ¡John Wayne ha muerto! ¡John Wayne no puede morir!”

La frase (genial por cierto, que si la memoria no me falla era contestada con algo así como “los putos indios le habrán cogido”) la decían unos mafiosos italoamericanos en la interesante Donnie Brasco. Porque sí, amigos, este blog se pone en plan remember porque hoy hace 30 años que nos dejó John Wayne…

Yo ni había nacido pero si tuviera que decir algún actor mítico probablemente el nombre artístico de Robert Marion Morrison me saldría como una bala de su Winchester. Era John Wayne, el Duque (nada que ver con el guaperas que puebla las empobrecidas pantallas catódicas españolas).

Wayne era un actor de los más grandes, igual no el mejor seguramente, pero era de esos que transmitía con sólo aparecer en pantalla: era puro magnetismo, puro carisma. ¿Definición de héroe? John Wayne. La mayoría de sus papeles eran heróicos, sin duda, aunque muy diferentes. Los que dicen que siempre hacíael mismo papel son esas personas que que ven a brochazos, sin matices. Eso es como decir que uno de sus directores fetiche (el gran maestro, John Ford) “sólo” era un director de western.

Hacía como nadie los papeles de héroe íntegro (Río Bravo), héroe atormentado (la maravillosa Centauros del Desierto, para mí una de las mejores películas de la Historia; o la estupenda Misión de Audaces), hombre normal (la maravillosa El hombre tranquilo) o héroe crepuscular (Valor de Ley).

Se le conoce por sus western y por su películas bélicas, pero él hizo películas de todo pelaje: comedias (Hatari), aventuras o dramas. Y, siendo sincero, como director no valía mucho, aunque a mi me encante El Álamo. En él se fijaron dos de los más grandes (y mejores) directores puramente americanos: John Ford y Howard Hawks.

A pesar de ser uno de los actores míticos de las décadas de los 40, 50 y 60, los premios se le hicieron de rogar. Estuvo nominado por Arenas Sangrientas y se lo llevó por la simpática Valor de Ley al final ya de su carrera, aunque desde luego no eran las mejores películas.

Cuando subió a recoger el Óscar afirmó que si lo hubiera sabido se habría puesto el parche treinta años antes (aquella era la primera interpretación en la que llevaba parche).

El actor se fue apagando con la edad y la enfermedad, pero su mito no. En aquella fabulosa última película, El último pistolero, en una bellísima metáfora quizá de él mismo, el anciano pistolero acudía al duelo final en tranvía.

En un blog que se llama Esto es el Oeste no podía faltar un recuerdo al mito que encarnó a El hombre que mató a Liberty Valance.

Ya no hay actores como él. No hubo ni hay ninguno al que le siente tan bien la camisa roja, el chaleco, el sombrero y el Winchester.

Va por tí, Duke.

Anuncios

Etiquetas:

About davidyc

David Yagüe Cayero, periodista y aprendiz de escritor. En su blog encontrarás temas tan variados como el cine, libros, cómics, actualidad y mucho más.

3 responses to “30 años sin el Duque”

  1. Alicia says :

    Estoy de acuerdo contigo en que no fue un gran director, tampoco un grandísimo actor, pero era un actor que protagonizó papeles muy entrañables, a veces cómicos, muchas veces dramáticos, pero siempre íntegro, de acuerdo con sus valores. Murió pero nos dejó infinidad de películas que podemos ver tantas veces como queramos y seguir disfrutando del cowboy por excelencia.
    Un saludo.

    Me gusta

Trackbacks / Pingbacks

  1. La diligencia « Esto es el Oeste, señor - 10 mayo 2010
  2. Dos Valor de Ley « Esto es el Oeste, señor - 28 febrero 2011

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: