Y Tarantino llegó a la guerra…

Érase una vez… así comienza la última película del enfant terrible del cine estadounidense, Quentin Tarantino. Y es una declaración de intenciones, Tarantino no engaña, como sí lo hace la publidad y el márketing que anuncia su film (que nos da a Brad Pitt y sus bastardos como protagonistas y… evidentemente no son más que parte de una coralidad de personajes).

Tarantino no ofrece más que entretenimientos gamberros y algo culpables, dotados de una imaginación para la mezcolanza, lo espectacular y lo sopredente poco común en el cine actual pero manteniendo siempre un aspecto formal de calidad. No encontramos mensaje ni transcendencia en sus películas, ni ahora ni antes. Lo único sobre lo que se permite reflexionar Tarantino en su habitual deconstrucción de géneros es sobre el propio cine y siempre de una manera poco ortodoxa.

Y esto es Malditos Bastardos. No es su mejor entretenimiento, de acuerdo, pero tampoco el peor. Supera con creces la simpática anécdota (pues apenas tiene argumento y salvo el villano, tampoco personajes de interés) que supone Death Proof. Y la razón, probablemente, es que las historias excesivas, alocadas de Tarantino y sus personajes psicópatas, lenguaraces y malhablados tienen su mejor colocación en el género negro (o lo que sea que haga Tarantino con dicho género).

En Malditos Bastardos tenemos lo mejor y lo peor de Tarantino en grandes dosis, tanto como va creciendo su ego como realizador con los años. A algunos les desquicia, a mí, en esta ocasión, me ha gustado.

Así que vayamos al grano, ¿qué ofrece Quentin Tarantino? Escenas inspiradísimas y diseñadas al milímetro, diálogos ingeniosos y llenos de subtexto (lo bueno) alargados hasta la exageración (lo malo), salvajadas escatológicas y gratuitas, chistes de todos los grosores, una trama rocambolesca sin ninguna credibilidad histórica, un homenaje al maremágnum de cine que le gusta a Tarantino (un plano homenaje a John Ford por acá, música de Ennio Morricone por allá, mucho aire de spaguetti-western una escena que recuerda a los Doce del Patíbulo y otros títulos bélicos, cine de espías, cine dentro del cine, un comando crítico de cine, etc) y un entretenimiento bastante inclasificable.

Su reparto tampoco está nada mal, destacando sobre todo a Christoph Watlz como el coronel Hans Landa. Después tenemos a un divertido Brad Pitt (que creo que cuanto más hace el payaso más me convenzo de que es mucho mejor actor de comedia que de películas más dramáticas) y la bellísima Melanie Laurent como la judía que prepara su venganza. Los demás navegan sin destacar demasiado fluctuando de lo anodino a la sobreactuación que puede esperarse de papeles tan locos como los de Tarantino. A destacar, como negativo, Daniel Brhül que como héroe alemán está poco convincente ( o también puede ser que le tenga un poco de manía, que me parece que este chico interpreta todos sus roles de igual manera).

Como siempre, Tarantino se dedica a hacer de trapecista sobre un fino cable que hace que cualquiera pueda calificar sus películas como una tontería infame o como una obra maestra, sin equivocarse demasiado. ¿Se puede afirmar que el argumento de Malditos Bastardos es una payasada? Sin ninguna duda. Como igualmente las historias de Pulp Fiction son poco creíbles, gamberras y disparatadas. Si vas a ver esta película esperando que Tarantino haya puesto su talento visual y narrativo al servicio de una visión clásica y resputuosa de la Segunda Guerra Mundial, luego no disparen al pianista…

Ese es el riesgo que le gusta correr y Tarantino, además de egocéntrico, es extremista con su cine. Inglourios Basterds es así, sólo que el lado bueno no llega a ser una de las mejores: se queda en un divertido entretenimiento inspirado, ingenioso, bien construido, espectacular y con algunas escenas memorables (como la granja del principio o la taberna). Para mí, ya es bastante.

Anuncios

Etiquetas: , ,

About davidyc

David Yagüe Cayero, periodista y aprendiz de escritor. En su blog encontrarás temas tan variados como el cine, libros, cómics, actualidad y mucho más.

3 responses to “Y Tarantino llegó a la guerra…”

  1. Carol says :

    Je je esta es la mia, qué ganas tenía de que escribieras sobre esta peli. Aunque me ha decepcionado un poco, pensaba que ibas a alabarla más y al final has coincidido en muchas de las cosas que no me gustaron a mi: “apenas tiene argumento y salvo el villano, tampoco personajes de interés”, “tienen su mejor colocación en el género negro”, “alargados hasta la exageración”, “salvajadas escatológicas y gratuitas”…

    Si es que en el fondo creo que a ti tampoco te ha gustado, pero prefieres llevarme la contraria, es que si no, ya ni sería divertido ver y comentar las pelis, tenemos que seguir la tradición de no estar de acuerdo en nada, je je

    Por lo demás, en fin, cuando se me pase el disgusto intentaré darle otra oportunidad, pero o mucho mejora, o Tarantino va a dejar el podio de mis directores a los que voy a ver al cine hagan lo que hagan, y ya me quedan pocos.

    Me gusta

    • davidyc says :

      Jajaja, a mi si me ha gustado¡¡ No manipules :P Lo que pongo ahí se puede aplicar a todas las pelis de Tarantino, jeje, y a esta tb.

      Por cierto… Lo de “apenas tiene argumento y salvo el villano, tampoco personajes de interés” lo decía por Death Proof eh? que quede claro …

      Y sobre lo último, siempre quedará Clint, ese no falla y además, siendo un poco malos, le quedan pocas oportunidades para hacerlo :P

      Me gusta

  2. Antonia J Corrales says :

    Muy buena la entrada, sí señor

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: