Django desencadenado, ¡y tanto!

Django Unchained Tarantino

 

Yo confieso: me gusta el cine de Tarantino y adoro el western (clásico, crepuscular y spaghetti).

Así que… ¿Por qué no me ha gustado Django desencadenado a pesar de ser público muy objetivo?

Esta vez creo que se debe a que Tarantino es un director de cine (gran guionista, aunque en esta lo demuestre menos) que hace lo que le da la real gana y eso funciona a veces, y otras no. A veces el ego, le hace perderse en algunos absurdos.

La primera hora y pico de Django me tenía atado a la butaca. Es en ese rato es una película soberbia: la historia, los personajes, la situaciones, esos diálogos tarantinescos, ese humor tan macabro, cómo se conocen los personajes,… Además, posee un personaje soberbio, el doctor Schultz, maravillosamente interpretado por Christoph Waltz, que tiene muchas posibilidades de darle su segundo Oscar. Hasta ahí, sobresaliente.

Entonces aparece el personaje Leonardo Di Caprio (que está cumplidor), en otra buena secuencia, con un cameo estupendo con el Django original, Franco Nero, y comienza una larga cabalgada hacia la plantación de esta… Y la película comienza a hundirse. Las secuencias se alargan hasta lo indecible, la historia se desdibuja a capricho solo para permitir los excesos de su director y guionista (Quentin, con lo buen guionista que eres) y la película nota en seguida la falta de su personaje más trabajado, el doctor Schultz.  La exagerada caracterización de Samuel L. Jackson destroza su personaje; Jamie Foxx solo sabe hacer poses y Kerry Washington, pucheros (¿habla más de dos minutos? Si Tarantino no logra hacer hablar y hablar y hablar a un personaje…). Y por cierto, qué cameo pésimo y previsible el del final. Y se alarga sin necesidad, se alarga mucho, muchísimo.

La última hora de la película se me hizo larga y hasta aburrida. El alargado diálogo de la cena intentaba ser cómo la maravillosa secuencia de la taberna de Malditos Bastardos, pero le faltaba chispa y humor, resulta previsible. Y el intento del tiroteo en la mansión no resiste comparación con la batalla contra los 88 maníacos de Kill Bill, porque la falta coreografía, fuerza y ritmo. Para rematar, ¿no resulta una de las películas más lineales de Tarantino?

Lo que os decía, sé que a la mayoría esta peli os ha encantado, pero para mi es una decepción total.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

About davidyc

David Yagüe Cayero, periodista y aprendiz de escritor. En su blog encontrarás temas tan variados como el cine, libros, cómics, actualidad y mucho más.

2 responses to “Django desencadenado, ¡y tanto!”

  1. Jose Escanilla says :

    Querido David…lo prometido es deuda. Ayer vi al fin Django Unchained (aún no entiendo que sigan traduciendo los títulos), y no te engaño si te digo que iba a verla con cierta desconfianza. Como bien sabes, soy al menos tan adorador del cine de caballos y pradera como tu, con lo cual cuando me dispongo a ver cualquier western moderno tengo la sensación de ir con el listón en las nubes y el cuchillo en los dientes. Y más desde que hace cuatro años perdí dos horas de mi vida en ver la lamentable y aburrida Apaloosa, tras lo cual me convencí que el western había muerto, y que cualquier intento de reanimarlo era en vano.

    Tenía también la pertinaz mosca detrás de la oreja después de que Kill Bill se me hiciese eterna e Inglorious Bastards me dejase una cierta sensación de polvo simplemente correcto: Lo estabas esperando, los anteriores fueron geniales, te gusta como empieza…pero no te enciendes un cigarro al acabar, sino que te pones los calzoncillos y te bajas al bar.

    Con esos antecedentes me planté ayer en el cine, bien descansado y mejor acompañado. Y dos horas y pico después…no me quedé tumbado en el suelo del cine fumando un piti con cara de satisfacción primero porque ya no fumo, y segundo porque no quería salir escoltado por un vigilante de seguridad.

    Te admito que la primera parte de la película es brutal, y que quizá la segunda mitad es algo más floja. Que ciertas escenas como las que mencionas de la cena o el cameo de QT no resisten comparación con otras que todos tenemos grabadas a fuego. Y debo reconocerte también que la caracterización de Samuel L. Jackson a ratos me recordaba a los personajes de Eddie Murphie en El Profesor Chiflado por lo exagerado de la mísma. Pero para mi, estos puntos débiles simplemente hacen que en lugar de una obra maestra, sea únicamente una gran película. Lo que no es poco en los tiempos que corren. Porque para mi tiene cosas simplemente geniales. Los personajes, por ejemplo. Trabajados, característicos, tanto los principales (Django o el inconmensurable Schultz, cada vez me gusta más este actor) como los secundarios (quizá los matones del esclavista estén un poco desdibujados, como en los videojuegos antiguos en los que todos los malos parecían iguales). DiCaprio hace un papelón, menos histriónico de lo que yo me esperaba después de ver alguna escena previamente. Y no me quiero olvidar como, en su papel de recuperador de actores caídos en desgracia (Travolta, verbi gratia), Tarantino recurre al ochentero Don Johnson, que cumple sobradamente, a pesar de que aún le miro y veo un Ferrari rojo y una camisa hortera.

    Y por supuesto, la música. Si normalmente ya damos por sentado que la música que busca QT para sus trabajos va a ser buena, y ecléctica, en este caso me ha gustado especialmente esa combinación de temas al más puro estilo Morricone con otros que no desentonarían en Fast & Furious. Genial.

    ¿Que es lineal? Es posible. Pero casi todos los western lo son, realmente son cantares de gesta modernos en los que el caballero siempre sale victorioso y se lleva a su dama. Quizá podemos extrañar esos saltos temporales a los que nos tiene acostumbrados el tío Quentin, pero creo que esta película no los necesita. No creo que se desdibuje, aunque si te reconozco que la podía haber rematado un poco antes.

    Como conclusión, lo inevitable. ¿Es una obra maestra? No, en ningún caso. ¿Entra al olimpo de los western? Tampoco. Ese olimpo tiene dioses demasiado grandes como para dejar entrar a cualquiera. ¿Es un buen homenaje a las películas de Leone? Sólo a medias. Le faltan miradas y silencios con susurros de fondo. Pero, con todo, ha conseguido que recupere mi fe inquebrantable en Tarantino, y en un futuro mejor para el western moderno. Y sobre todo, ha conseguido tenerme totalmente entregado dos horas y media. Como un buen polvo, pero sin el cigarro final.

    Nota final: La veré en V.O. a ver como hablan…pero el doblaje de los esclavos negros estaba a mitad de camino entre el Aberroncho y Cletus de los Simpson.

    Me gusta

  2. davidyc says :

    Jajajaja. Don José, te voy a tener que dar una sección fija en el blog¡ Me fío de tus argumentos… Pero aún así, al final, a mi se me hizo larga y pesada…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: