Un vistazo a la novela negra española

(Este post lo publiqué originalmente el 28 de enero en Best Seller Español)

En febrero del año pasado, preguntaba en un post si pensabais que la novela negra estaba viviendo una ‘edad de oro’ en España. El único lector que contestó que “cantidad no era sinónimo de calidad” y que para él la edad dorada era por cantidad y no por calidad.

En cierto modo, tenía razón, y la pregunta y la reflexión siguen estando vigentes un año despúes. La verdad es que, en plena crisis económica y editorial, las novelas negras, tanto de autores nacionales como internacionales,proliferan como las setas en nuestras librerías. Y a eso hay que sumarle que es uno de los géneros favoritos de las decenas de autores que se autopublican aprovechando las oportunidades de la era digital. Mucho hay, desde luego, y parece que también hay muchos lectores a la caza.

¿Y de calidad? Para gustos colores, obviamente, pero habrá que intentar ser prudentes -ya sé que en esta época de Twitter no tener una opinión gritona y tajante es casi de mala educación- y decir que, a pesar de nuestras ganas de pontificar, habrá que esperar a que pase el tiempo para valorar, con cierta distancia, que es realmente rescatable de la producción literaria actual.

Aún así, la cantidad, en este caso, sí es sinónimo de algo muy positivo: de madurez. En España, la novela negra está produciendo, muchas y muy diferentes novelas negras.

Hoy en día, coinciden en buen momento los pioneros del género en España, los Andreu Martín, Francisco González Ledesma, Jordi Sierra i Fabra, Juan Madrid y Manuel Vázquez Montalbán (los cuatro últimos sacaron novedades negras en 2013 y del último, ya fallecido, se reeditaron obras de Pepe Carlvalho), con autores consagrados (Lorenzo Silva Alicia Giménez Bartlett) con autores recién llegados (Claudio Cerdán) o con veteranos escritores que se han pasado al género (Maruja Torres).

La variedad temática también es cada vez mayor, creando un panorama tan rico y variado como el del género en Francia, que nos guste o no, nuestros vecinos siempre nos han llevado ventaja en esto. Desde fenómenos comerciales, de aire localista y alma universal como El guardián invisible, de Dolores Redondo; a novelas negras con vocación menos universal, pero poderosas como las que publican los sellos Al Revés o Salto de Página; novelas que son como puro thriller anglosajón con un nivel parejo al de los propios estadounidenses (Antonio Manzanera Juan Gómez-Jurado) o puro homenaje al hard boiled clásico americano (la excelente serie de Eddie Bennett, de Javier Márquez); la mezcla con el humor del genial Carlos Salem; el pausado policíaco de Domingo Villar; auténticos poetas de lo urbano que superan los cánones del género como Carlos Zanón, el mezclado con ciencia ficción o novela histórica (Ignacio del Valle)… Y podría seguir hasta la extenuación (que me perdonen los que quedan en el tintero, ¡son tantos!). Hasta tenemos imitadores y seguidores de los fenómenos de moda (en el género) tan habituales en la industria editorial de EE UU.

Así pues, cantidad y variedad, que para mí significa riqueza, porque nuestros autores negrocriminales proceden de distintos orígenes (geográficos, sociales, profesionales) y afrontan el género desde muy distintas maneras. La industria les arropa (¿qué editorial grande o mediana no tiene género negro en sus catálogos?), salen al extranjero y se mezclan y comparten en los cada vez más numerosos eventos (Semana Negra de Gijón, BCN Negra, Getafe Negro…). Y además, también hay más premios y, no hace mucho, otra novela negra (La marca del meridiano, de Lorenzo Silva) se hizo con el premio Planeta, considerado como el más importante en español. No había sido la primera.

Sí, sí, y preguntaréis ¿y eso significa que todas esas novelas son buenas? No necesariamente, claro, pero sí demuestra una hermosa madurez del género en nuestro país. Y en esa gran y variada biblioteca, hay más posibilidades de encontrar más joyas; de mezclar y encontrar, de mejorar, de superar estados algo primitivos.

¿Eso es una edad dorada? Lo desconozco, habrá gente que sepa mucho más del género y su evolución histórica que pueda juzgar con perspectiva. De lo que sí estoy seguro es que a los aficionados al género nos están dando muchas alegrías, por lo que escriben nuestros escritores y lo que se trae del extranjero.

Sígueme en @davidyaguec | David Yagüe (FB)

 

Anuncios

Etiquetas: , ,

About davidyc

David Yagüe Cayero, periodista y aprendiz de escritor. En su blog encontrarás temas tan variados como el cine, libros, cómics, actualidad y mucho más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: