Tag Archive | Ben Affleck

La CIA, el cine, Hollywood


Globos de Oro, Oscar… Llega a nuestros cines lo más granado del cine que se hace al otro lado del charco (y en este, que también pululan los Goya por aquí). Este año, por lo que llevo visto, viene un buen puñado de grandes películas. Ya hablaré más adelante de las películas y de cómo veo los Oscar, pero hoy os quería escribir de dos películas, candidatas ellas a dichos premios, que tienen un argumento similar: glosar dos grandes logros de la CIA. Evidentemente, hablo de Argo (Ben Affleck, 2012) y Zero Dark Thirty (La noche más oscura, Katheryn Bigelow, 2012).

No hacía falta que vinieran ni Affleck ni Bigelow a contarnos lo cinematográfica que resulta la célebre agencia de inteligencia de los EE UU. Lo que sí han demostrado es que hay dos formas bien distintas de hacerlo (en realidad muchas más).

Argo es una película interesante, te asegura una tarde de entretenimiento. Bien hecha, bien dirigida, muy entretenida y con buenos actores (hasta Ben Affleck cumple, pero me refería más a John Goodman, Alan Arkin, Víctor Garber). La historia, francamente muy bien ambientada, es muy interesante la odisea de unos norteamericanos que quedaron atrapados en Irán tras el asalto a la embajada de EE UU y el surrealista plan que ideó la CIA para sacarlos de ahí.

La historia funciona muy bien; Affleck, como director, empieza a lanzar destellos como gran director del cine comercial USA y eso es innegable. También que en el tercio final, hunde un poco su película con unos innecesarios excesos de dramatismo y demasiada glorificación.  La película es buena y se está llevando muchos premios. Algunos poco merecidos, cuando en mi opinión, hay películas superiores como La vida de Pi, Los miserables y la película de la que os voy a hablar a continuación, La noche más oscura.

Sí, la película de Bigelow es superior en casi todos los aspectos a Argo: es más profunda, más dura, verosímil, su narración está muy bien resuelta (esa estructura en capítulos para organizar una historia muy compleja), visualmente es impactante y deja los triunfalismos de lado, aún cuando trata un éxito aún mayor de la CIA (el asesinato de Bin Laden). También es más polémica (muestra la crudeza de las torturas y las cárceles secretas; sí, pero no obvia que daban frutos a la inteligencia), cruda y poco apologética. Es casi un documental, que cuenta además, con una actriz impresionante (la actriz Jessica Chastain) que interpreta un personaje brutal, una agente, que personifica la paranoia de su país durante diez años: la obsesión por cazar a Bin Laden. No sabemos si es verdad lo que sale en la película, pero está tan bien contado que nos parece muy pausible.

Argo termina con imágenes de triunfo, de victoria, de malos 0 – buenos 1; La noche más oscura, termina con una agente que ha triunfado y que se muestra, tras su victoria, sola, vacía. Son películas que cuentan triunfos de la CIA, pero son de géneros y planteamientos opuestos.

Es la diferencia entre una buena película de entretenimiento y una película que busca algo más (pero que, además, entretiene). Una vez más, los premios prefieren al que menos arriesga y más en tiempos donde el cine debe alegrar al personal.

Nota. Sí amigos, voy a intentar recuperar poco a poco el blog. Ayudadme a hacerlo.

Tres películas…


Últimamente me prodigo poco para hablar sobre cine -y sé que tengo pendiente un Aroma a Western-, así que hoy os destripo brevemente las tres películas que he ido a ver al cine las semanas pasadas. Ninguna maravilla, ya os lo adelanto.

Los seductores. La más simpática y la que más disfruté. Comedia romántica francesa divertida, algo tópica y sin más intención que entretener. Tiene algunos gags muy logrados y es una comedia que funciona pese a no jugar con dos actores demasiado guapos (Romain Duris y Vanessa Paradis). Divertida, que es ya es bastante.

The Town. La más decepcionante de las tres. Me gustó mucho, mucho, el debut de Ben Affleck como director (Adiós, pequeña, Adiós) y pensé que podría hacer algo muy interesante con este thriller de ladrones a lo Heat. La dirección es correcta, pero la historia se aleja del rollo social, de barrio con el que empieza y se convierte en una sucesión de tópicos y alguna incongruencia que clama al cielo… Se ve sin más, pero lo peor sin duda son los dos actores principales: Ben Affleck (dedicate a dirigir) y Rebecca Hall, tan insípidos los dos. Lo mejor, Jeremy Renner (le sientan bien estos papeles) y la persecución en coche (que me recordó a la gran Ronin)

Salidos de cuentas. La chorrada del post. Que sí, que es lo que se espera, pero ni eso. Muy mala, salvo algún gag, me fie de la comparación con Resacón en Las Vegas (que me divirtió cosa mala) y de Robert Downey Jr. y nada. Y por si fuera poco, los mejores gags te los destroza enteritamente el tráiler.

Manual sobre cómo no hacer una comedia


El título de este post podría haber sido perfectamente el de la película Qué les pasa a los hombres. Sí, ahora alguno me saltará con aquello de que “si ya sabías que ibas a ver”… pero francamente, no es así. Con el tráiler y con el reparto podría esperarse una comedia romántica digna, simpática de ver y con algún punto divertido. Vamos, no es que soñara ver algo parecido a Love Actually, película que encanta, pero es tampoco algo tan malo.

Primero: ¿por qué venden como una comedia una película sin gracia alguna y su único golpe divertido se desvela en el tráiler (otra cosa de órdago por cierto)? De verdad, no es divertida para nada. Es aburridísima y para colmo larga.

Y después, comienza el bombardeo de tópicos, de interpretaciones poco logradas (Ben Affleck, después de esto y La sombra del poder dedícate sólo a la dirección y Scarlett Johansson sigue demostrando dos cosas: A. cada día tiene un pandero más hermoso, y no como sinónimo de bello, y B. esta chica va cuesta bajo como actriz), de historias tontísimas y mal entrecruzadas y personajes que más que empatía (con alguna pequeña excepción) producen apatía. Eso sí, Jennifer Aniston (Rachel de Friends para los amigos) sigue teniendo un pelo estupeeeeeeeeeeeendo.

Por cierto, la visión algo casposa y algo carca de las relaciones de pareja también tiene su áquel.

¿Lo mejor de la película? Que suena la canción Friday I´m in Love de The Cure en los títulos de crédito…

Comedias he visto pocas en el cine últimamente, pero si es lo que queréis hay otras opciones: la simpática Mi vida en ruinas (y ya aprovecháis para ver algunas preciosas postales de Grecia y ver una cosa real: la obsesión de los griegos con el café) o la gamberrísima Resacón en Las Vegas. O mejor, aún UP (¿no las has visto todavía?)

La sombra del poder


Abrimos este blog con un comentario sobre La sombra del poder, thriller que mezcla política y periodismo, un tema que me suele interesar. Al parecer la película se basa en una serie británica que realizó el mismo director de esta cinta: Kevin McDonald.

La verdad es que no decepciona: se ve con gusto, tiene nervio y tensión y la historia está bastante bien y tiene hasta su pequeña dosis de mensaje comprometido y reflexión, algo melancólica de otros tiempos que quizá nunca existieron, sobre el periodismo y sus relaciones con el poder político. A mí me recordó a Todos los hombres del presidente, lo cual ya es un piropo.

El reparto es estupendo Russell Crowe como siempre me parece un actor inmenso y muy versátil, Hellen Mirrer es un monstruo y los secundarios (como Robin Wright Penn o Jason Bateman) están muy cumplidores. El único que está nefasto es Ben Affleck: no hay quién se lo crea y lo peor es que parece que el mismo tampoco se lo cree. Menos mal, amigo Ben, que con tu ópera prima como director Adiós, pequeña, adiós te presentaste como un cienasta hábil y con buen ojo… porque como tengas que mantenerte como actor, con interpretaciones como estas ibas apañado.

La película, con todas sus virtudes, no termina de ser redonda aunque sí muy muy recomendable. ¿Por qué? Por un final algo excesivo, como queriendo terminar con demasiados fuegos artificiales, que no eran necesarios, pues con los elementos con los que se jugaba desde el principio eran suficientes para mantener toda la película al espectador en tensión.

A %d blogueros les gusta esto: